jueves, 28 de marzo de 2013

La paranoia de los que nos creen paranoicos


Este post nace como respuesta un tanto visceral, lo reconozco, a la entrada publicada hace un par de días en el blog de El Comidista en El País

El artículo en cuestión lleva por título “La paranoia anti gluten”, título con el que me siento aludida pues no en vano he sido tachada en numerosas ocasiones de paranoica por el camarero al que he osado preguntar, por ejemplo, si la paella que me ofrecía contenía colorante alimentario (los colorantes suelen contener gluten). También me han llamado paranoica unos amigos por negarme a comerme una rica tortilla de patata casera a la que, para enriquecerla, le habían añadido un poquito de levadura Royal. Básicamente soy paranoica porque cuando me diagnosticaron de celiaquía después de 30 años enferma decidí que no volvería a tomar gluten nunca más. Y aun así lo he tomado porque en varias ocasiones ha sucedido que alguien decide que lo mío es una paranoia y que no importa si me miente un poco y me da algo con gluten. Aunque no os lo creáis hay personas muy curiosas a las que les da por darle gluten al celíaco paranoico a ver qué pasa.


Mikel Iturriaga me dirá que la palabra paranoia no está dirigida a gente como yo, celíaca oficial con un informe médico emitido por un gastroenterólogo colegiado. Porque yo soy celiaca, una celiaca de libro. Los síntomas claros de mi enfermedad comenzaron siendo yo muy niña. Mi madre creyó en muchas ocasiones que me moría porque mi estómago se esforzaba día tras día en expulsar cualquier alimento. Aun así los médicos consideraron que lo mío era un tema de celos hacia mis hermanos mayores, esos mismos hermanos que no hacían más que mimar a su frágil hermana pequeña. Finalmente sucedió que sobreviví. Mis padres dieron con un médico que, previo pago, decidió hacerme una radiografía de abdomen para descubrir una inflamación aguda de la parte alta del intestino. No dio con el problema pero se acercó. Me pasé años tomando diversos medicamentos; todavía recuerdo el nombre de algunos. Entre los que recuerdo había medicamentos antináuseas y enzimas digestivas. Además me pasé mucho tiempo a dieta suave que, casualmente, tenía poco gluten; no comía bocadillos y mi comida tipo era arroz con pollo hervido, arroz con pescado hervido, pechuga de pollo a la plancha… Lo cierto es que mejoré y fui creciendo entre gastroenteritis agudas, resfriados y todo tipo de infecciones oportunistas. Cuando finalmente me hicieron las pruebas de celiaquía mi salud era terrible. Mis síntomas, ahora lo sé, siempre fueron claros, pero aun así el diagnóstico vino por un hallazgo casual en una biopsia intestinal hecha con otro objetivo. Tenía una atrofia vellositaria importante, ésa suele ser la prueba diagnóstica de referencia para diagnosticar a alguien, pero a pesar de ello me pidieron que siguiera tomando veneno (perdón, gluten) durante el tiempo en que iban a tardar en hacerme el resto de pruebas (meses). Después me hicieron análisis de anticuerpos y varias radiografías de abdomen. Todas las pruebas fueron positivas. Ya lo he dicho, soy una celíaca de libro. Después de darme la noticia y de explicarme la gravedad de la situación el médico me dijo que no podría volver a comer gluten y que si quería más información sobre cómo se hacía eso me dirigiera a la asociación de celiacos porque hacer la dieta era muy difícil. De hecho el médico especialista no supo responder ni a una sola de mis dudas relacionadas con cómo debía comer a partir de ese momento.

¿Por qué explico mi vida si yo lo que quería era hacer una crítica de un artículo? Pues porque me gustaría que se entienda que si yo, que soy una celíaca prototípica, tardé 30 años en obtener un diagnóstico, no es descabellado pensar que los celíacos diagnosticados sólo somos la punta de un iceberg formado por una parte por celíacos no diagnosticados que quizás darían positivo si les hicieran las pruebas adecuadas; por otra por otros que sí son celíacos pero que no darían positivo, entre otras cosas porque las pruebas para el diagnóstico de la celiaquía distan mucho de ser completamente fiables en adultos, y finalmente por un grupo de personas a las que con la descripción actual de celiaquía no podríamos llamar celíacas pero que son sensibles al gluten y cuya salud mejora al dejar de consumirlo

Todavía estoy sorprendida por el atrevimiento del autor del artículo al tachar de paranoicos a aquellos que hacen una dieta sin gluten y no son celíacos. ¿Hace falta un diagnóstico para dejar de comer algo que te hace daño? Según mucha gente parece ser que sí.

Conozco a algunos de esos paranoicos, uno de ellos un familiar cercano. Él lo intentó por la vía oficial que consiste en lo siguiente:

Vas al médico y pides hora. Explicas que un familiar tuyo muy cercano acaba de ser diagnosticado de celiaquía y que tú tienes síntomas parecidos, aunque no tan floridos. También le explicas que el gastroenterólogo que lleva a ese familiar ha recomendado hacer pruebas a toda la familia directa. Luego viene el momento en que el médico se ríe en tu cara y te dice que no es posible que seas celíaco, que los celíacos son diagnosticados de niños o se mueren y que no hay celíacos adultos. Aun así como eres un tanto paranoico, insistes y el médico de mala gana ordena unos análisis de anticuerpos. Dan negativos y el médico se congratula.

Mi paranoico familiar decidió no insistir en que le hicieran una biopsia, no quiso pelearse con el médico ni convencer a nadie de nada, simplemente me pidió información y comenzó una dieta sin gluten. Funcionó; sus síntomas desaparecieron. Hace varios años que este familiar hace su dieta en la clandestinidad, no tiene la suerte que tengo yo de ser celíaca reconocida. No lo lleva mal, no alardea de ello, simplemente evita el gluten. Lo de no alardear no lo digo en broma. Ese familiar no suele hablar del tema porque la respuesta invariable de los demás suele ser la burla.

Conozco otros casos, casos terribles de médicos que se niegan a considerar siquiera la posibilidad de que el paciente pueda ser celíaco. Sé de madres que acabaron a gritos con su médico exigiendo las pruebas de celiaquía para sus hijos y que fueron tachadas de paranoicas y que después recibieron una disculpa por parte del médico. No todo el mundo tiene ganas ni fuerzas para luchar de ese modo por un diagnóstico. Probablemente también haya gente ignorante que come sin gluten porque sí, pero no puedo callar cuando alguien acusa de paranoia a todos los que no toman gluten sin un diagnóstico.

De todos modos, lo que más me sorprendió no fue el contenido del artículo, lleno de lugares comunes y de argumentos que de puro ingenuos resultan hasta graciosos, lo peor ha sido leer en los comentarios la inquina que muchas personas tienen hacia los celíacos. No sé si el señor Iturriaga los ha visto pero algunos dan miedo. He leído, por ejemplo, a gente decir cosas como que está harto de comprar en Mercadona porque quiere productos con todo su gluten. Y yo me pregunto, ¿a qué se refiere? ¿A la mayonesa con todo su gluten? ¿Al yogur sabor fresa con todo su gluten? ¿O bien a la leche y el zumo de frutas con todo su gluten? La ignorancia hace que haya personas que confundan muchas cosas. Yo sí que agradezco que Mercadona ponga “Sin gluten” en un zumo que no tiene por qué llevar gluten, pero es que algunos lo llevan. Y así con el resto de alimentos. Y no, mirar los ingredientes no es suficiente para saber si algo tiene gluten. Tras nombres como aromas, almidón modificado, dextrosa o estabilizantes puede haber gluten. Y eso sin tener en cuenta las trazas.

Alcachofas sin gluten

También he leído a alguien que se burlaba de los que sí tenemos diagnóstico. Según esa persona ahora los médicos diagnostican intolerancias con excesiva facilidad. ¿Se da cuenta esa persona de que los diagnosticados sólo somos una pequeña parte del total? ¿Significa que los celíacos oficiales también estamos bajo sospecha? Creo que no hay que tomarse este tipo de comentarios a broma y me parece increíble que Iturriaga se dedique con artículos de este tipo a azuzar a esta clase tipo de personas.

Todavía me cuesta creer que haya gente que prácticamente nos odie porque gracias a la presión, entre otros, de las asociaciones de celíacos, ahora los empresarios han decidido etiquetar de manera clara la información relativa al gluten. No se trata de añadir ni de quitar nada a ningún alimento. De hecho algunos celíacos ni siquiera tomamos productos especiales para celíacos. Porque no sé si el autor se ha dado cuenta de que  cuando se habla de esta invasión de lo “sin gluten” no se trata de los productos especiales. Esos eran muy caros y lo siguen siendo, además de que siempre han estado correctamente etiquetados. Lo que parece molestar a todos esos comentaristas es que ahora los celíacos cada vez tengamos una información más clara sobre qué productos de consumo habitual (como la nata líquida o el chocolate) contienen gluten. Esa información de la que ahora disponemos gracias a este boom permite que comer nos sea un poquito más fácil y barato. Antes era casi imposible encontrar un restaurante en el que no acabara comiendo gluten, ahora a veces lo consigo. Y, sin embargo, parece que hay mucha gente molesta. Sólo les faltaba que alguien como El Comidista alimentara su inquina hacia nosotros proporcionándoles  argumentos.

Pero veamos esos argumentos:

1. Dice el texto que el gluten “en realidad sólo es perjudicial para los alérgicos y los celíacos”. Se olvida de las personas sensibles al gluten, aunque más tarde en el texto menciona que hay un porcentaje de no celíacos sensibles a la sustancia. Ese porcentaje sería, según el texto, en el supuesto más favorable, del 6 %. Podemos pensar pues que las personas que están dentro ese 6 %, aún sin ser celíacos, tienen un motivo razonable para dejar de tomar gluten. ¿Cómo distinguimos a esos de los puramente paranoicos? A mí antes me preguntaban muy a menudo en los restaurantes si lo mío era una dieta de moda o una enfermedad y en función de lo convincente que resultara mi respuesta el camarero decidía si tomarme en serio o no. Ahora al menos con esta locura por el gluten los camareros me toman en serio desde el primer momento. Es de agradecer.  Pero en el fondo me pregunto, ¿qué más da el motivo? Lo importante es que ahora cada vez más los celíacos, intolerantes a la proteína de la leche, alérgicos al apio… lo tenemos más fácil. ¿Y por qué los celíacos nos hemos vuelto tan célebres? Pues porque el gluten, para bien o para mal, puede estar en absolutamente cualquier alimento procesado, contenga o no gluten de manera natural. Ese problema no lo tienen los alérgicos al apio.

Como ejemplo de que la comunidad científica está estudiando cómo afecta el gluten a personas no celíacas os dejo un enlace a un estudio hecho por el Servicio de Gastroenterología y Nutrición del Hospital Infantil Universitario La Paz de Madrid publicado este enero de 2013.


2. Otro argumento es que llevamos siglos tomando “esa cosa rara llamada pan”. Cierto, no en vano en la ropa de Ötzi , el hombre de las nieves de hace más de 5000 años encontrado en los Alpes italianos, se encontró polen de trigo y semillas en su estómago. ¿El mismo trigo con el que hacemos pan hoy en día? No. En concreto era Triticum monococcum, que tiene 7 cromosomas. Los restos carbonizados de hace 10000 años encontrados en yacimientos arqueológicos de Irak son de Triticum dicoccoides (escanda), una variedad de 14 cromosomas. En cambio actualmente el pan se hace con Triticum aestivum, que tiene 42 cromosomas. No es el mismo trigo. Digo esto porque durante siglos la selección, natural y artificial, y finalmente la modificación genética han dado lugar a un trigo con más gluten y sobre todo mucho más rentable para la industria. El último gran cambio se produjo a mediados del siglo XX. Eso significa que el pan que se consume hoy día no contiene el mismo tipo de trigo que el pan que comían nuestros abuelos. Resulta curioso que haya un número importante de personas que afirman sentirse mejor si consumen pan de espelta (Triticum spelta), una variedad diferente de trigo con menos gluten y 21 cromosomas. No es que más cromosomas sea peor y menos cromosomas mejor, es que cada uno de esos trigos es diferente.

De todos modos el hecho de que un determinado alimento se consuma de manera habitual en un lugar determinado no garantiza la ausencia de reacciones indeseadas por su ingesta. Así por ejemplo, en los EEUU hay muchas más personas alérgicas al cacahuete que en España, en el Sahara Occidental, lugar en el que se come mucho trigo, el porcentaje de celiacos es mayor que en otros lugares, y lo mismo ocurre en Italia. Por tanto, que un alimento sea muy consumido en un lugar no significa que los habitantes de ese lugar no tengan intolerancias, más bien parece que sucede lo contrario. Hay teorías que tratan de explicar eso pero nos saldríamos demasiado del objeto de este post hablando de ellas.

De cualquier modo y aunque en realidad sólo llevemos unos cuantos decenios consumiendo el trigo con el cual se hace el pan hoy en día (Triticum aestivum) no podemos olvidarnos del carácter sagrado de este alimento. El pan nuestro de cada día… Resulta tan sagrado que incluso la Iglesia Católica detalla el contenido mínimo de gluten que ha de contener una hostia para que en ella, tras ser consagrada, esté contenido el cuerpo de Cristo. El motivo debe ser que la divinidad de la hostia se encuentra efectivamente en el gluten. Quizás sea esa la causa de la animadversión hacia los que lo evitamos, ya sea por prescripción facultativa o por vicio.

He hecho esta referencia religiosa porque quiero hacer notar que, efectivamente, el trigo y el pan se encuentran férreamente anudados a nuestra cultura y eso es así nos guste o no. Pero no indica nada más que un hecho cultural. A poco que analicemos el tema de una manera lógica veremos que la mayoría de argumentos contra aquellos que deciden no tomar gluten se basan en prejuicios culturales. Esos argumentos no se utilizan contra las personas que deciden no tomar otros alimentos porque les sientan mal. Lo que sucede con la leche puede ilustrarnos.

Hace unos años, no muchos, si alguien notaba que la leche le sentaba mal y se lo comunicaba a su médico éste le decía que tenía que beber leche, que era muy importante y que tenía que forzarse a tomarla. Más adelante, ante esa misma pregunta, el médico respondía que podíamos probar a tomar leche sin lactosa e incluso podía proponernos hacer el test de intolerancia a ese glúcido. Un tiempo después ya no proponen hacer el test porque dan por supuesto que si tomas leche y te sienta mal mejor dejarla. Y actualmente, si vas al médico y le dices que te sienta mal también la leche sin lactosa, te responde tranquilamente que tampoco tomes leche sin lactosa, que quizás se trate de una sensibilidad a las proteínas de la leche (ha sido mi caso). No hay problema en no tomar ese alimento, tampoco hay problema con otros.

¿Qué tiene de especial el gluten? Parece ser que con el gluten nos encontramos con lo sagrado, con aquello más visceral e irracional que tiene que ver con las creencias culturales más arraigadas. ¡El Pan! Alguien que reniega del pan ha de ser sospechoso por fuerza. Pues bien, eso está cambiando para suerte de muchos y parece que molesta a muchos otros.


3. Iturriaga también argumenta que la industria es la gran beneficiada del éxito de la dieta sin gluten. Sí, la industria se beneficia. ¿Y? ¿Eso significa por fuerza que evitar el gluten en la dieta, se haga por el motivo que se haga, puede acarrear consecuencias negativas para alguien? Es más, el hecho de que la industria vea ahora una ventaja en poner “sin gluten” en los productos tiene una mejoría interesante. Hasta ahora muchos fabricantes ponían de serie la frase “puede contener trazas de gluten” en productos que realmente no tenían gluten. Lo hacían para evitar hacer comprobaciones. Los celíacos no podíamos fiarnos. Ahora muchos fabricantes ven una ventaja en analizar sus productos y revisar la presencia de trazas para poder poner la etiqueta “sin gluten” y gracias a eso los celiacos pueden ir a comprar al supermercado sin el libro de productos y marcas permitidas de la asociación de celíacos.


4. El argumento de las celebrities descerebradas es bastante flojo. Yo me pregunto, ¿la gente hace dieta sin gluten porque la hacen esas mujeres o es al revés, que como está de moda ellas también la hacen? Por cierto, tengo entendido que Gwyneth Paltrow es esposa y madre de celíacos. Cualquier madre de celíaco acaba por demonizar el trigo. Me sorprende que dispuestos a hablar de celebrities el autor no mencione a ningún hombre que también haga dieta sin gluten, como el tenista Novak Djokovic , el actor de películas de acción Jason Statham o todo el equipo Garmin-Cervélo de ciclismo que ganó el Tour de Francia 2011 por equipos. ¡Ah! Eso debe ser porque su argumento resulta más creíble si menciona sólo a mujeres tontas.


5. No puedo resistirme a citar una frase que me encanta: “muchos productos en los que se ha eliminado el gluten son en realidad más engordantes e insanos que sus modelos originales”. Supongo que se refiere a los productos de bollería industrial sin gluten. Claro que esos productos son poco saludables, igual que los de bollería industrial con gluten. Por cierto, un bollo sin gluten no es un bollo normal al que le han quitado el gluten sino que es uno hecho, por ejemplo, con harina de maíz y muchos otros ingredientes (normalmente poco saludables) y se etiqueta como sin gluten a un precio alto. Esos productos antes se podían comprar sólo en tiendas de dietética y ahora también en supermercados.

Pero el grueso de los llamados productos sin gluten, los productos que podemos encontrar en cualquier pasillo del Mercadona, esos que indignan tanto a los comentaristas, son simplemente productos bien etiquetados. ¿Tanto os molesta?


Me gustaría finalizar con un poco de optimismo. Afortunadamente, a la vez que ha emergido este boom de lo “sin gluten”, los estudios científicos serios relacionando la ingesta de gluten con diversos problemas de salud como los trastornos neurológicos no paran de aparecer y, aunque es cierto que hacen falta todavía más estudios y que la evidencia surgida a partir de los mismos tardará tiempo en convertirse en protocolos de actuación médica concretos, también es cierto que cada vez son más numerosos los médicos que aplican ese conocimiento en sus consultas y ya no tratan como paranoicos a los pacientes con patologías insidiosas que buscan una mejora por medio de la alimentación. Personalmente conozco a una persona que no toma gluten por prescripción médica (gastroenterólogo) pero que no es celíaca (todas las pruebas fueron negativas). Queda mucho por investigar y no debemos sacar conclusiones precipitadas pero sí probar en nosotros mismos algo tan simple como el ensayo y error siendo que no hay peligro en hacerlo. Comer sin gluten no es malo aunque sí difícil en nuestra cultura. Ahora algunas empresas han decidido que les compensa económicamente facilitarnos esa tarea y no entiendo que a alguna gente eso le moleste. Sólo se trata de información. Tómala o déjala.

Espero por último que nadie se sienta atacado con este texto pero cuando la salud está en juego frivolizar me parece feo.


30 comentarios:

  1. Entrada larguísima pero que al final se me hizo corta y todo.
    Yo que vengo de ser vegetariana, casi te digo que me siento más vapuleada por dejar de comer cosas con gluten que cuando no comía carne/pescado.
    Los comentarios de la entrada de Mikel dan miedo sí la verdad...
    Lo gracioso es que se piensan que los que comemos sin gluten vamos a la sección de productos sin gluten xD Sí, yo he ido y voy pero muy poco. No baso mi comida en esas cosas... que casi son peores que las que son con gluten xD
    Las etiquetas de los productos, indicando todos los ingredientes y si además llevan el "Sin gluten" es lo perfecto. Para los que sois celíacos os evitáis muchos problemas y tenéis mucha más facilidad. Para los que no lo somos pero queremos saber que estamos comiendo exactamente, pues también genial.
    Desde hace un año que me fijo en los ingredientes de las cosas que compro y en serio que en ocasiones no me caía al suelo de miedo por poco... Antes compraba sin mirar nada y ahora lo miro muy bien. ¿Para que comer algo con mil extras cuando puedes comer algo con 2 o 3 ingredientes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también era (casi)vegetariana. Supongo que somos muchos los que buscando la salud hemos probado diferentes cosas. Al final, independientemente de nuestros deseos hay cosas que sientan bien a nuestro cuerpo y otras que no.

      Como ya sabes yo tampoco consumo productos específicos para celíacos, pero la información es algo que se agradece.

      Una buena guía de si un alimento procesado es poco saludable es, como dices, mirar el número de ingredientes. Más de cinco no suele indicar nada bueno. Aunque, claro, depende del alimento en cuestión.

      Eliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo.
    Me parece increíble como se puede frivolizar de esa manera.
    ¿¿Realmente se ha parado a pensar qué supone que entre el 6 y el 10% de la población sea sensible al gluten??
    Podemos estar de acuerdo en que la industria se aprovecha del boom sin gluten, pero esto no es más que etiquetar bien un producto!! Con el trabajo que cuesta que la industria lo haga.
    ¿Se habrá preguntado por qué la industria añade gluten a todos los alimentos procesados?
    En fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Nacho.

      Como dices ese porcentaje de población es mucha gente. Aproximadamente unos 4 millones de españoles. Pero aún así creo que nos quedamos cortos porque el porcentaje probablemente es mayor (ojalá me equivoque).

      La industria añade gluten a los alimentos procesados porque les compensa económicamente. Si ahora han visto que, en algunos casos, les compensa lo contrario bienvenido sea.

      Eliminar
  3. Muy bueno Pesque...como dicen en mi pueblo "la tontuna es gratis y cada uno coge la que quiere".

    Evidentemente, detrás de los actos de estos iluminados habrá intereses (los que sean), ignorancia crónica o ambas cosas a la vez, pero, sin desearle mal a nadie, no estaría de más que sufrieran alguna vez en sus carnes el fruto de sus actos, a modo de escarmiento.

    Yo por suerte no soy celiaco pero intento aplicar el sentido común en lo que como y a resultas intento evitar el gluten.

    Ah, no estaría de más que pidieras el libro de reclamaciones en alguno de esos restaurantes en los que te tocan la moral, aunque solo sea por devolver la atención recibida...un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Suliman bienvenido:-)

      Con lo de los restaurantes la cosa es un poco complicada porque, yo al menos, cuando consumo gluten enfermo horas después de haberlo tomado y ya no me quedan ganas ni fuerzas de volver al restaurante. Además de que sería difícil de justificar la causa-efecto para alguien que no sabe del tema. Lo que suelo decidir es no regresar a ese sitio.

      Eliminar
  4. Gracias por el artículo, me vino bien leerlo. Yo estoy en la zona gris, adulta, sin problemas serios de salud previos y que ha pasado por un calvario en los 4 últimos años, con muchos de los síntomas de la celiaquía, que no sabía se podía dar en adultos también hasta hace unos tres meses - anemia, jaquecas, vómitos, hinchazón, estreñimiento pertinaz y algunos golpes de no diarrea, porque no lo es, andar muy suelta, lo dejo así; cansancio extremo tan extremo que era incapaz de levantarme del sofá los fines de semana -literalmente-, tendinitis contínuas, problemas menstruales- pero sin diagnóstico, con otros síntomas que no son de celiaquía -angioedemas-, y sin razón aparente para que se diera todo esto, junto; y en las peores circunstancias, coincidiendo con la enfermedad de mi hijo pequeño, buen momento para estar agotada sin poder levantarme de un sofá, sí señor. Lo peor, los médicos, sin duda. Primero tratando cada una de las dolencias por separado, y generando un caos de trastornos digestivos adicionales a los que ya tenía, que lo más que se han llegado a imaginar es que se trata de un intestino irritable, una menopausia y una depresión todo junto. Ninguna de las tres. Por fin se me ocurrió que todo estaba relacionado entre si, que lo primero que había que cambiar era la alimentación; y me planteé dejar la lactosa en primer lugar, y después dejar el glúten. Por fin estoy remontando. Francamente, me importa muy poco saber si soy celiaca, en este punto, y pasado lo pasado, tan sólo quiero recuperarme, no tener un diagnóstico que no me va a servir para nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María.

      Agradezco tu aportación. Creo que muchos nos hemos sentido identificados con tu relato. Yo sí que tengo un diagnóstico de celiaquía pero considero que eso es realmente lo de menos. Lo importante es que has conseguido recuperar la salud. En cuanto a la manera de tratar esta situación de por parte de muchos médicos simplemente se puede decir que es vergonzoso.

      Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar
  5. Me alegro de haberme encontrado con esta entrada. En mi caso, soy de esas que sin un diagnóstico oficial que indique que soy celíaca dejé el gluten y mis problemas de salud quedaron resueltos. Yo empecé teniendo problemas de estómago, pero con el tiempo aparecieron los dolores musculares, cefaleas, hinchazón, amenorrea y un largo etc. Los médicos me decían que tenía "colon irritable". Así, sin hacerme analísis, radiografías...nada. Debido a mi insistencia, me mandaron un analísis de intolerancia a la lactosa, a la fructosa y al sorbitol. En la lactosa di positivo, y muy alto además. Yo creía que había encontrado el problema y lo cierto es que mis problemas de estómago mejoraron, pero seguía sin estar bien. Casualmente en esa época dos pequeñas de mi familia fueron diagnosticadas de celiaquía y yo empece a pensar que quizás era tambien mi problema, pero no he conseguido que ningun medico me mande las pruebas necesarias porque son "complicadas". Finalmente, supongo que ante la desesperación, eliminé el gluten y a día de hoy mis problemas han desaparecido. Todos. No creo que sea casualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por comentar.

      No, no creo que sea casualidad. En ese sentido yo creo que hay que utilizar esa lógica básica que muchos médicos olvidan. Me alegra que tus problemas de salud hayan desaparecido. De todos modos si me lo permites te haré una puntualización sobre la fructosa y los polioles (sorbitol). En personas con un intestino alterado no se digieren demasiado bien. Podrías observar, por ejemplo, si cuando te tomas una manzana (fruta rica en fructosa y polioles) notas la digestión más pesada que cuando tomas un plátano (fruta rica en sacarosa). Ya sé que has comentado que te hicieron pruebas de intolerancia y salieron negativas, pero eso no siempre indica que tu cuerpo tolere esos nutrientes a la perfección.

      Eliminar
  6. Per habéis leído el artículo? porque habla claramente de gente que deja de tomar gluten por capricho (esta de moda) y no por preescripción médica.... cito textual el primer parrafo " cualquiera diría que esta proteína presente en el trigo, el centeno, la avena y la cebada puede causar daños en todos los seres humanos, cuando en realidad sólo es perjudicial para los alérgicos y los celíacos." .... yo es que alucino a veces en colores porque no entiendo ya nada!
    Sigo citando: "El boom del "no al gluten" parte, sin duda, de una necesidad: la de los celíacos, que con toda lógica reclaman a la industria un etiquetado claro en los productos que les ayude a evitar riesgos, a la vez que demandan productos sustitutivos sin la proteína y piden una legislación que les proteja. Normal: ellos sí se la juegan. Ahora bien, la extensión de la glutenfobia al resto de la sociedad tiene más que ver con la enfermiza obsesión por "lo sano" propia de estos tiempos, y me temo que está promovida por una industria alimentaria que ha visto un filón en el asunto."
    Ya es por curiosidad porque sigo este blog del comidista y me gustan habitualmente sus publicaciones... que es lo que publica en contra de los celíacos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MPM:

      Me temo que no has entendido lo que quería decir con mi artículo, quizás es que no me expliqué bien, aunque puede ser simplemente que para alguien ajeno a lo que tenemos que pasar la mayoría de celíacos para que nos diagnostiquen resulte muy complicado entender eso de que el boom de lo “sin gluten” es más una necesidad que una moda.

      Claro que leí en su momento el artículo de “El Comidista” así como muchos otros artículos suyos y si lo hago es porque me gusta su blog y para nada considero que Mikel Iturriaga tenga nada contra los celíacos, simplemente creo que escribió sobre ese tema porque realmente es un tema de actualidad y lo que hizo fue hacerse eco de una idea que flota en el ambiente, la de que hay ahora mucha gente que no toma gluten por moda. Además lo hizo con su habitual tono desenfadado y poco serio que hace de su blog un espacio ameno y divertido. ¿Entonces por qué mi artículo de respuesta? Pues porque creo que en este caso Iturriaga escribió sobre un tema que desconoce, un tema muy serio que afecta a muchas personas a las que el gluten les hace daño, la mayoría de las cuales están sin diagnosticar y algunas de las cuales desesperadas prueban a comer sin gluten aún sin diagnóstico médico porque se cansaron de pelear con el sistema médico para que les hagan unas pruebas que muchos médicos por sistema se niegan a hacer por ignorancia y desconocimiento.

      Ya que me preguntas si he leído el artículo de Iturriaga yo te emplazo a que releas el mío. ¿Cómo distinguimos a los paranoicos de los celíacos no diagnosticados? ¿Y a las personas con sensibilidad al gluten no celíaca? Conozco a muchas personas que hacen una dieta sin gluten, algunas tienen un diagnóstico bajo el brazo, como es mi caso, aunque tuvieron que pasar 30 años hasta que un médico decidió hacerme las pruebas y eso que yo tenía síntomas desde los 2 años. Afortunadamente ahora hay más información sobre el tema y algunas personas deciden comenzar una dieta sin gluten aún sin diagnóstico. En muchos casos los síntomas de esas personas han mejorado, aunque también conozco un par de casos en que no ha sido así. ¿Dónde está el problema? Han probado, no ha funcionado (su salud no mejoró) y han vuelto a una alimentación con gluten. Insisto en que no se trata de un capricho ni de una moda. De hecho esta es una moda demasiado difícil de seguir como para poder sostenerla en el tiempo.

      La glutenfobia como tú la llamas no es realmente un problema y no tiene posibilidad de continuar. Créeme, comer sin gluten no es sencillo. En el caso de que exista por capricho hablamos de un porcentaje muy pequeño de personas que no tiene ningún valor estadístico y sin embargo una y otra vez los que nos critican se quedan con ese pequeño porcentaje. El gran problema con la intolerancia al gluten es que por lo que se sabe es un problema en auge y los diagnosticados somos sólo la punta de un iceberg que no para de crecer. Las razones son muchas y este no es el sitio para hablar de ello, pero si lo “sin gluten” parece estar de moda es porque las empresas de alimentación están respondiendo a una demanda real causada por un problema real.

      Sigue...

      Eliminar
    2. Continúa...

      Vuelvo a insistir en que no tengo nada contra Mikel Iturriaga, ni considero que él tenga nada en contra de los celíacos. Sí que me sentí muy molesta y atacada por algunos de los que dejaron comentarios en su blog que me parecieron muy ofensivos y críticos contra los celíacos (los “de verdad” y los de moda). Me pasa de vez en cuando eso de verme obligada a dar explicaciones por no comer ciertos alimentos como pan o galletas, algo que considero totalmente fuera de lugar sea cual sea el motivo por el que no los tomo. El artículo de Iturriaga no me gustó porque venía a dar pábulo a esa corriente de opinión que se está generando últimamente contra aquellos que comemos sin gluten sea por el motivo que sea, pero sobre todo porque sirvió de acicate a esas personas que publicaron comentarios a su artículo completamente irrespetuosos y fuera de lugar (no sé si los comentarios seguirán todavía ahí).

      Para acabar te diré que yo personalmente no considero que los productos especiales sin gluten sean mejores o más saludables que los productos “normales”. La generalización de los productos sin gluten está propiciando un aluvión de lo que yo considero comida basura sin gluten, llena de azúcares, grasas hidrogenadas, almidones refinados y gomas vegetales que no son precisamente fáciles de digerir para el intestino delicado de los celíacos. Yo no consumo esos productos y no creo que sea recomendables consumirlos de manera habitual, pero la mayoría de la gente que no come gluten los demanda y por eso están en el mercado. Por otra parte esa generalización de lo sin gluten tiene ventajas, como un mejor etiquetado de todos los productos (no sólo los especiales) de modo que si compro algo sé si lleva gluten o no. Se trata de información y respeto por las opciones alimenticias de cada uno y no dar por supuesto que el otro come de un modo determinado sólo por capricho. Te aseguro que no es así y de esto sé bastante, pero aunque fuera por capricho, ¿dónde está el problema? Yo, por ejemplo, no tomo Coca-Cola (que por cierto no tiene gluten) pero no me meto con quien la toma, con o sin azúcar, lo haga por capricho o por prescripción de su gurú personal.

      Espero haber sabido, ahora, explicarme mejor. De cualquier modo considero que el debate siempre es enriquecedor.

      Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar
  7. En mi caso tardaron unaño largo en hacerme las pruebas del gluten. Me salieron negativas pero seguía con los síntomas, hubo un día que empece a devolver y devolver hasta llegar a vomitar sangre y me ingresaron en el hospital. Acabaron adelantándome las pruebas médicas y entonces descubrieron que padecía colon irritable. Pero si no fuera por mis más de 50 visitas a urgencias por dolores, vómitos, ingresos en el hospital, desmayos por el dolor de barriga, y el insistir, insistir e insistir aún seguiría con más sintomas de los que mi enfermedad me condiciona a tener.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ainoa C.Gonzalez.

      Por tu comentario se ve que lo has pasado muy mal hasta obtener tu diagnóstico. Tengo curiosidad por saber si ahora te sientes mejor y si te han prescrito algún tipo de tratamiento. ¿Te han prescrito o has decidido tú hacer algún tipo de dieta concreto? Te pregunto todo esto porque el diagnóstico de colon irritable se usa en ocasiones como etiqueta fácil que poner a aquellos pacientes con síntomas que dan negativo a todo y con los que no saben qué hacer.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Estoy flipando por lo incompetentes que llegan a ser algunos médicos. ¿Tan cara es hacer una prueba de celiaquía? La de problemas y visitas innecesarias que se ahorrarían solamente mandando esta prueba cuand: tienes indigestión, estómago hinchado, diarreas, debilidad... Yo fui 5 veces al médico con este cuadro y lo que me dijeron es que "estás estresada y el estrés afecta al estómago". La tiroides me funciona mal, tengo problemas estomacales y lo único que te mandan son antiácidos y calmantes para el estrés. Pasé de tomarme nada, investigué un poco, vi que el 90% de mis síntomas coincidían con la intolerancia la gluten, estuve una semana sin comer gluten y los problemas estomacales desaparecieron. Después de leer casos similares al mio me pregunto ¿cuánto dinero pagará la industria agroalimentaria para que no trascienda que el gluten no solo es dañino para los celíacos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Tu caso ilustra una vez más lo que he intentado explicar en mi artículo y realmente agradezco mucho los comentarios de personas como tú que cuentan su experiencia porque a veces cuando explico estas cosas la gente piensa que es una exageración. Es sorprendente que en sólo una semana notaras mejoría, yo necesité más de un año, pero claro no todos tenemos el intestino igual de alterado.

      La industria agroalimentaria tiene intereses claros en este tema pero no debemos subestimar el poder que también tiene algo tan universalmente extendido como la ignorancia que creo que hay detrás del comportamiento de muchos profesionales sanitarios.

      Eliminar
  9. Gabriel :" Probablemente también haya gente ignorante que come sin gluten porque sí"
    ¿ De que va esa frase ?, no tomo gluten porque no me da la gana y porque creo que a todos los seres humanos les va mejor sin gluten y por eso ¿ debo ser un ignorante? me quedo helao :( .

    ResponderEliminar
  10. Hola Gabriel.

    Siento el malentendido y digo malentendido porque por tu comentario creo que realmente tenemos una opinión parecida respecto al gluten. Yo también considero que el gluten es un elemento que los humanos no toleramos bien y específicamente a algunos de nosotros nos causa graves problemas de salud. Esta opinión está fundamentada en la opinión de varios autores que a su vez se apoya en una literatura científica cada vez más numerosa.

    Yo estoy rodeada de personas que no toman gluten y no tienen un diagnóstico de celiaquía. Todas ellas tienen motivos para hacerlo igual que tú, que tienes un motivo tal y como expresas: “creo que a todos los seres humanos les va mejor sin gluten”. De hecho eso es lo que quiero decir en el texto, todo el mundo que decide dejar de comer gluten lo hace por un motivo ya que, siendo tan complicado hacer una dieta de este tipo, es muy difícil hacerla por casualidad. Esa frase que tú citas está dicha en un contexto en el que trato de llevar ese argumento al absurdo. Te pongo un ejemplo: Yo pienso que fumar es malo y tengo claro que todo el que deja de fumar lo hace por un motivo de salud. Podría haber gente “ignorante” que deje de fumar por moda (sería algo muy raro pero puestos a imaginar se puede imaginar lo que sea), pero eso no significa nada más allá de que hipotéticamente puede haber gente para todo. Con esa frase no estoy criticando a aquellos que dejan de fumar sin tener un conocimiento de los problemas de salud que esto causa. Quizás el problema esté en el uso de la palabra ignorante, alguien puede hacer algo bueno para su salud ignorando que está haciéndose un bien para sí mismo.

    Ten en cuenta que mi artículo es básicamente una crítica al artículo publicado en el País. Trato de ceñirme en mi crítica al contenido del otro artículo y por ello me centro en el tema de insistir en que no todas las personas que sufren daño importante por el gluten están diagnosticadas como celíacas. Comparto tu opinión de que, aún sin un daño importante, el gluten causa, de un modo u otro, problemas a todo el mundo, pero ese no era el tema de este post.

    Espero haber respondido a tu pregunta y disculpa si te he ofendido a ti o a alguna de las personas que en algún momento de su vida han optado por dejar el gluten, no era mi intención, más bien la contraria, ya que considero que tras esa decisión, nada fácil, siempre hay un motivo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Pues con tu entrada solo me queda clara una cosa: No has entendido nada del artículo de Iturriaga.

    Hay intolerantes a la lactosa, celiacos, gente con alergia a uno u otro ingrediente, y nadie (ni Mikel Iturriaga ni los anti-paranoicos), se van a meter en ello.

    El problema es que ahora se ha puesto de moda retirar la lactosa o el gluten, la gente ha entendido que son malos. Y no tiene por qué ser gente que ha sentido mejoría o que ha tenido molestias por tomarlo. No es que dejen de comer algo que les hace daño, el autor se mete con los que dejan de tomarlo porque está de moda / les han dicho que es malo.

    Lo que te hace paranoica no es la celiaquia (que no es ninguna paranoia) es que te tomes como un ataque el artículo y los comentarios, la gente no se mete en los comentarios con los celiacos, sino con los modernos del gluten-free. Y si hay un par que se meten con los enfermos, simplemente forma parte del grupo de gente imbécil que hay en todas partes.

    ResponderEliminar
  12. Yo no entiendo porque es tan dificil de entender, para ciertas personas, que habemos algunos que no toleramos el gluten, que nos hace daño, ya sea por ser celiacos o simplemente sensibles al gluten. Para mi a veces es una presion tremenda tener que estar explicando porque no puedo consumir estos productos, la mayoria de la gente no entiende, me asaltan con ochenta mil preguntas y la verdad que es un fastidio. Porque no pasa lo mismo cuando uno dice que no puede consumir azucar? o con la sal? Yo nunca he visto que te molesten porque tomes edulcorantes en vez de azucar, por ejemplo. Es como si a un diabetico o a un hipertenso se los molestara por no poder consumir estas cosas. Porque la cosa no es igual con nosotros? Ojala que esto cambie, hay mucha ignorancia sobre nuestro problema. Saludos. Dolly

    ResponderEliminar
  13. Muy interesante tu artículo! . La verdad que me siento identificada ya que soy celiaca diagnosticada a los 7 años cuando no era ta común. .. y ahora tengo 27.

    En ningun momento nadie me comento ni se de la dieta paleo...
    lo que si se es que muchas de las cosas que tu mencionas en las cuales notaste las mejoras yo las paso o he pasado como por ejemplo: sufro de migrana desde muy chica, hace poco me diagnosticaron tiroides y tomo T4 , también pase por un porblema en las piernas de inflamación de los tendones que se llama "espondilo artrosis"... entre otras si agregar el cansancio, poca energia aunque haga ejercicio. Etc...

    Por todo esto y sin aburrir más. .. es que me intereso tanto y me gustaría probar... pero obviamente saber un poco más en como llevarla acabo correctamente.

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes por la equivocación; te contesto aquí y ya está. Ysi no te molesta te respondo yo, Phi, porque Pesque últimamente está un poco liada y no da abasto.

      Hace un tiempo hicimos una especie de guía básica para empezar con la dieta paleo: http://corrersingluten.blogspot.com.es/2013/02/paleodieta-para-principiantes.html

      Además, Pesque hizo otra pequeña guía en otra página en la que escribe a veces: http://www.cualquierapuedehacerlo.es/dieta-evolutiva-guia-basica/

      Entre las dos ya tienes por donde empezar. Eso sí, como celíaca debes seguir teniendo cuidado con las trazas de gluten en cualquier cosa que compres (ej. frutos secos).

      En cuanto a las enfermedades. Tanto Pesque como yo hemos notado una mejora muy importante en la intensidad y frecuencia de las migrañas. No han desaparecido del todo pero en nuestro caso se han reducido casi un 90%.

      En cuando al hipotiroidismo, en mi familia hay varios casos pero no quieren hacer dieta. Sé que el funcionamiento de la tiorides va cambiando (en general empeorando) con el tiempo, por eso los análisis periódicos y los cambios en la cantidad de T4 que se toma. He leído casos de personas que con la dieta han necesitado bajar la cantidad de T4 porque su tiroides ha mejorado, pero eso depende del tiempo que se lleve enfermo y de la gravedad de la lesión. Es cuestión de probar con la esperanza de mejorar. Si sabes inglés, en la página de Robb Wolf hay información específica sobre tiroides y dieta paleo. https://www.google.es/search?q=tiroyd&ie=utf-8&oe=utf-8&gws_rd=cr&ei=v2ncVP-VA4ToUomIgeAE#q=site:http:%2F%2Frobbwolf.com+thyroid

      Ya nos contarás qué tal te va y pregúntanos si tienes alguna duda.

      Eliminar
  14. Pesque perdón que puse mi comentario en este artículo y en realidad iba en el de los 10 motivos de la dieta paleo...

    Espero igual tu respuesta

    ResponderEliminar
  15. Es cierto que hay mucho desconocimiento sobre la enefrmedad celíaca y mucha gente nos tacha de obsesivos por tener muchisimo cuidado en no cmer nada de gluten.
    En mi caso la celíaquia me produjo dermatitis herpetiforme durante más de 10 años y pericarditis autoinmune durante 2 años hasta que por fin fui diagnosticada de celiaquía y menos mal porque menudos 2 años duros que pase que ni andar podía por la pericarditis (que no se curaba con nada), el gluten me estaba destrozando literalmente.
    Es un tema muy serio porque un celiaco que toma gluten puede acabar desarrollando muchas enfermedades autoinmunes que afecten diferentes órganos (no solo digetsivas) y problemas graves y es vergonzoso como algunos hablan sin saber, se merecian ellos tener la enfermedad y asi entenderían lo que es, pero es como todo es muy fácil hablar cuando no le toca a uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer y comentar. Es cierto lo que dices. Es la primera vez que escucho de alguien con algo tan grave como una pericarditis por la celiaquía. No es que la infertilidad, abortos espontáneos o hipotiroidismo no sean graves pero que afecte directamente al corazón no lo había leído hasta ahora. Pero me alegro de que estés mejor. Ojalá no mucha gente no pensase que llevar una dieta estricta es cosa de tiquismiquis, como si por una miga de pan no pasase nada. Y pasa mucho.

      Eliminar
  16. Gracias por tu post. Estoy muy preocupado con el tema. Creo que soy celiaco y ademas panadero. Estoy recopilando informacion y tu articulo me esta ayudando mucho.

    ResponderEliminar
  17. Gracias por tu post. Estoy muy preocupado con el tema. Creo que soy celiaco y ademas panadero. Estoy recopilando informacion y tu articulo me esta ayudando mucho.

    ResponderEliminar
  18. lamento decir que este tipo de blogs alimentan la paranoia de los que por mera sospecha quieren dejar el gluten, personalmente creo que esta enfermedad es uno de los inventos medicos modernos, como la gripe porcina u otras tantas enfermedades que se han inventado o se estan por inventar para mantener con miedo a la poblacion

    La humanidad ha comido harinas y cereales durante milenios y ahora salen con que somos alergicos a ella, a otro perro con ese hueso porfavor, no dudo que existan alergicos a ciertos alimentos, los hay para todo, incluso para el aire y a la luz pero eso de escandalizar porque unos cuantos son alergicos al grado de crear panico eso es lo que se me hace reprobable

    Y porque se tardan tanto en hacer un diagnostico? la alergia al gluten no es como otras alergias , por descuido un hipotetico alergico al gluten podria comerlo y no sentir nada, todo lo contrario al alergico al pescado , a las nueces o a la leche, donde la alergia resulta en ronchas o obstruccion de vias respiratorias, o diarrea, pero el alergico al gluten no siempre tiene una respuesta alergica eso hace dificil de estimar si realmente es alergico, de hecho muchos de los efectos de la enfermedad celiaca pueden deberse mas al consumo de comida muy procesada y no precisamente al hecho de ser harinas

    Lamento decir que la enfermedad celiaca no es una enfermedad muy clara, hace poco mas de un siglo se diagnosticaba histeria femenina como una enfermedad de verdad hasta que estudios cientificos mas avanzados la refutaron totalmente, no estoy seguro si la enfermedad celiaca llegara a ser un dia reconocida como un mito pero de que es posible, es posible.

    Okey puede haber otras buenas razones para dejar las harinas, la salud por ejemplo, pero no por una hipotetica alergia, sino por que engorda, porque no es buena si se tiene diabetes . etc etc. pareciera que dejar el Pan puede resultar en general benefico, o al menos racionalizar su consumo

    Asi que para la histerica de este articulo, que intenta esparcir el panico a los lectores de su blog la compadezco, igualmente compadezco a todos esos que se quieren subir a este tren, ssatanizando el consumo de gluten

    Por cierto a diferencia de otras alergias donde el consumo de lo que causa alergia puede llevar a la muerte, el glutem en la enfermedad celiaca dificilmente pudiera causar la muerte, a lo mucho malestares estomacales que se pueden remediar con un sal de uvss




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. No confundas intolerancia alimenticia con alergia. Sólo con eso se nota tu conocimiento en el tema. Del resto de incongruencias no voy a molestarme en responderte.

      2. ¿Que la celiaquía no puede llevar a la muerte? Díselo a los celíacos que padecen cáncer de intestino o a las mujeres celíacas embarazadas que sufren abortos espontáneos.

      No borro tu comentario y no sé por qué, porque es justo lo que merece.

      Eliminar